viernes, octubre 14, 2005

El grito


Salgo de guardia. No ha ido mal del todo. Unos cuantos hasta las 12, y como hacía el 3º turno, me fui a dormir a esa hora. Me han despertado a las 6, mas o menos... el motivo una mujer mayor que segun la celadora se quejaba mucho (..ay ...ay ...ay). Me ha dado mal rollete... una mujer mayor haciendo ay ay ay... suena a disnea, quejido espiratorio y esas cosas tan chungas que pasan.

Y no me equivocaba. Cardiópata, 80 primaveras. Hale, avisando al enfermero, que le coja una via para meterle diureticos. En eso que mi maravillosa adjunta me hace notar: "Mira, tiene sangre en el esputo". ¿Sangre? Un esputo espumoso asalmonado. Aquí un edema agudo de pulmón y aquí una pánfila. Pues no me dice al rato: "Mira, está mejor, más tranquila". Cojones... y claro que está más tranquila... como que se está desaturando. Espérate un ratico y verás lo tranquila que se queda. Después de cogerle una vía (se las ha visto y deseado el ATS) ya todo se ha acelerado. Llamada al CICU, que manda el SAMU (y aun me sé más siglas, eh?). Al llegar el SAMU, les cuento la película. Decidimos informar a la hija (que no se había despegado de mi chepa desde que habían llegado). El mismo serial de siempre:

-Doctores, díganme la verdad, que es mi madre.
-De acuerdo... su madre se está muriendo, tiene líquido en los pulmones y se ahoga.
-Por favor! Que es mi madre! Díganme la verdad.
(?????????????????)
-Vale, le diremos la verdad... se está muriendo su madre, se ahoga, tiene líquido en los pulmones. (Y así podríamos haber seguido si la pobre mujer hubiese insistido en obtener una nueva verdad... pero ya lo entendió)

Y el SAMU se llevó a la mujer, intubada y todo...

A todo esto, mientras la medico del SAMU estaba que intubo que no intubo, la celadora llega con otra historia. Ha llegado otro paciente. ¿Qué le pasa? Que dice que no para de orinar, que se pasa todo el dia orinando. Vaya por Dios. Solo quedan 15 minutos para el cambio de turno. En fin, vale de acuerdo. Que orine en un bote a ver si tiene infección de orina. Le hacemos la prueba rápida (la tira, el labstix). Sale normal. Vaya. Que pase.

Y comienza el espectáculo.

-¿Qué le pasa?
-Mire usted... yo desde hace tres años (mal empiezas, amigo) que me cogieron los médicos, que yo no quería, y me metieron mano por todo el cuerpo y me lo tocaron todo por dentro (huy... esto empieza a oler raro), y yo creo que algo dejaron mal. ¿Sabe usted?
-Hmmm...
-Y yo creo que me espían, (vale, ya está claro), porque el otro día me levanté y vi en la cama asin estirado, como un muerto, ¿sabe? y era uno de los médicos que me trataron. Porque en verdad, yo sé qué es lo que querían. ¿Se lo digo?
-Hmmm...
-Pues lo que querían era cambiarme de sexo. (Vale, amiguete, hasta aquí hemos llegado)
-
Vamos a ver, vamos a ver. ¿Usted sabe que esto es un centro de urgencias? ¿Cuál es su motivo de urgencia para venir?
-Ein? Hable mas alto que no le siento!!! (Y encima es sordo!! Que suerte tienes, tio!! Qué las das??!!).
-
(A gritos) Que qué le trae esta mañana a URGENCIAS??!!
-Pues mire, mire, que no paro de orinar! Y es que me levanto, orino, y cuando estoy seco... (en ese momento es cuando adopta la pose del cuadro arriba expuesto, "El grito", de Munch, y grita).... aaaaaaaahhhhh!!! Me da como mucha rabia. Porque los hijosdeputa de mis hijos se han quedado en casa durmiendo y yo aquí sufriendo.

Como caso clínico no está mal, verdad? Diagnóstico y tratamiento? ¿Qué dirían los libros? ¿Y los expertos?

Os contaré qué hice yo. Le conté que lo de orinar mucho, es urgente si es una infección que hay que tratar. Que si no, lo tiene que ver el médico de cabecera, que empieza consulta precisamente dentro de una media hora. Así que si tiene la bondad de esperar fuera hasta que abran el centro, lo atenderán enseguida. Hale hale, sí, sí, lo entiendo, huy sí, que malos sus hijos.

Vamos... lo que se dice pasar el mochuelo... o como decían en aquella novela "La casa de Dios"... acicalar y largar. Bonita papeleta para el medico de cabecera. Pero la mayoría de las veces, estos pacientes son ultraconocidos y esto no es nada nuevo. Así que el señor se sentó en un banco a esperar a su médico de cabecera, que probablemente en estos momentos se acuerde de mi... y no precisamente con cariño.

Epílogo: Cuando me iba en mi coche... veo de nuevo al hombrecillo... hablando con la celadora que entraba de turno y estaba con el cafelito de máquina y el cigarrito previo a comenzar el trabajo. Me digo ¿y éste qué le estará contando a la celadora? Y en esas, que lo vuelve a hacer. La perfecta interpretación de "El grito" de Munch. Ah... ya sé por dónde va. Mentalmente, le deseo ánimo, comprensión y paciencia a la celadora.. no le deseo fuerza que lo mismo le mete una ñespla y lo encaloma. ... ya falta poca historia, tranquila...




6 comentarios:

Jose Luis dijo...

tu BLOG es super guay, es como ver un capítulo de HOSPITAL CENTRAL o de URGENCIAS pero sin Diana Palazón ni George Clooney...

Cuando aprenda a linkear, te linkearé en carafur.blogspot.com

:P

camaleon dijo...

pues el tuyo es como el de:

bakala007.blogspot.com

pero sin pelos-cenicero, nengs ni pirulas. ¿Para cuando autorizarás las contestaciones de usuarios anónimos?

PD: Pues HerrDoctor le da un aire al Cloney: ese port, ese pelito blanco, esa media sonrisa, mmhhhhhhh

PD: Hoy moriréis todos (varias veces)

Rafa dijo...

Hola, colega. Gracias por tus correos. Como podrás imaginar, tus historias me resultan muy familiares, me parece que soy yo quien las ha vivido... y es que muchas las he vivido. Precisamente hoy te escribo desde una guardia en el hospital.
Recuerdo a una paciente que ingresé, pero sobre todo a su marido. En la Urgencia le expliqué a él, te aseguro que cinco beces seguidas, el motivo del ingreso, cada vez con palabras más simples. Yo sospechaba una trombosis séptica de senos venosos cerebrales secundaria a una otitis, y la última vez le dije que creía que los bichos que habían infectado el oído habían conseguido llegar al interior de las venas de la cabeza, haciendo la infección más grave. Pues bien, una hora después, estando en el puesto de enfermería de mi Planta, revisando tratamientos, un señor me llama y me dice. "Perdone, pero es que mi hermana ha ingresado y a su marido el médico no le ha dicho nada". Cuando asomé la cabeza y vi al mismo marido de la Urgencia, tuve que contenerme para no lanzarme a su cuello. Supongo que no lo hice para no tener que explicarle después el motivo para ingresarlo con una fractura cervical...
Un abrazo.

Jose Luis dijo...

Hala!

Ya está habilitado para los "anonimos"

:P

Negra Murguera dijo...

Hoy agarré tu blog con tiempo para leer las cosas viejas, y me encontré con un pequeño inconveniente:
Voy leyendo tranquilamente y muerta de risa y me repente me metes un esputo ensangrentado o con una herida llena de pus, y me muero de la impresión.

Asi que mejor no te leo mas, o me tendré que ir a urgencias a hacerme ver por una lipotimia...

Herrdoktor dijo...

Tienes razón... me pierdo con las ramificaciones... joder... hay dias que parece que tenga la página del DRAE!! Que digo que sí, que me ando por las ramas!! y la verdad es que releyendo... la historia del esputo asalmonado no tiene demasiado que ver. Al menos... no con tanto detalle.

Los medicos semos asin de morbosos...