miércoles, enero 20, 2010

Soy David, soy médico.

No hace tanto tiempo como quiero recordar, acabé la carrera de medicina. Fueron siete años, siete años maravillosos en los que tropecé con la farmacología y perdí un año. Pero esa es otra historia y será contada en otra ocasión.
Ya desligado de la universidad, a la espera de hacer el examen de acceso al MIR, estaba por Elche e iba conversando con mi amigo Juan. Le dije que no me sentía en absoluto médico, y el se extrañó mucho. No me sorprende, es algo difícil de explicar. Durante la carrera que yo estudié se hacían pocas prácticas y la verdad es que no hacíamos demasiado, salvo honrosas excepciones. No dio tiempo a hacernos una idea de qué es realmente la profesión.
Ahora, al valorar exactamente la misma idea, el sentimiento es completamente diferente. Claro que me siento médico, mucho. Tanto, que no me imagino vivir de otra forma, ganarme la vida de otra manera que ejerciendo la medicina. Es algo que ya es parte de mi identidad. Soy David, soy padre, amigo, hermano, hijo,... pero siempre médico. Siempre se girarán a mirarme cuando se comente algo raro o curioso sobre la medicina en la tele. Siempre me llamarán cuando tengan una duda o un problema (o no tan problema como preocupación) sobre algo de la salud.
En ocasiones, es algo un poco agotador, o frustrante, pues no tengo solución para todo, no lo sé todo, no siempre estoy para dar consejos. Pero haciendo un ejercicio de empatía, actuando como padre preocupado ante la salud de un hijo, me he dado cuenta de una cosa. La mayoria de las veces deseamos del médico que nos escuche. Solo que nos escuche. Y si el médico además es un amigo, deseamos que nos de un poco de animo, que nos quite un poco de angustia, alentando la posibilidad menos grave, quitandole hierro al asunto o simplemente dandonos su apoyo o explicándonos la situación.
Así que perdonad si a veces no he podido escucharos, si no he sabido daros la solucion. A veces es agotador ser médico, aunque no vale como excusa.

Escuchar, explicar, animar, consolar. Qué cuatro cosas tan sencillas y tan complicadas de lograr a veces. Y qué imprescindibles para el buen médico. Como oí en una ocasión: "Curar pocas veces, aliviar a menudo, consolar siempre".

Soy David, soy médico.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Macho David!: vidas paralelas, me siento muy identificado con lo que cuentas...

Un abrazo

Robert

Ruth dijo...

¡¡Has abierto la caja de los truenos!! Siempre me da cierto pudor preguntarte cosas médicas pero, después de esto, ¡¡no te voy a dejar en paz!! XDD

Herrdoktor dijo...

Robert, me halaga que te sientas identificado conmigo.

Ruth: y yo encantado de intentar respondertelas!

Pocho dijo...

Y bien que me curaste telefónicamente cuando tuve el accidente de la mano. Cuando en temas profesionales he necesitado unas orejas son las tuyas las primeras que me vienen a la mente. Pocos médicos hay que, como tú, sepan que de todos se puede aprender algo.

Te admiro como médico, amigo y "tete"

Herrdoktor dijo...

Ay, tete, que me lloran las lagrimas. Lo que te voy a decir, te lo digo con los dedos en las manos: Poesía eres tú.

Queridisimo Pocho: de ti he aprendido (y aprendo) muchisimo, a nivel profesional y a nivel humano.