viernes, diciembre 22, 2006

Concienzudez equivocada

Paciente de unos 50 años, que acude a la clinica alegando un accidente laboral, exigiendo atención médica urgente. Le duele el codo. Le exploro y detecto una epicondilitis o codo de tenista, que es un sindrome doloroso de LARGA instauración. Le pregunto que desde cuándo le duele y me dice que desde hace ¡tres años! Le pregunto que qué ha pasado hoy para venir urgente, y me dice que ha pensado que de hoy ya no pasaba, que no lo dejaba correr más.
Me trago todo lo que me pasa por la cabeza decirle y le miento, diciéndole que unos antiinflamatorios le irán bien (entre otras cosas porque ya me ha expresado su total y completa aversión a las agujas). Lo mando a la farmacia a por los medicamentos y una codera, mientras le preparo los papeles que tiene que llevar a la empresa. Mientras tanto, aireo la consulta y prohibo a todo el mundo que encienda fuego por el riesgo de combustión, dada la concentración de alcohol en el ambiente...
Y tras ponerle la codera, tiene lugar la siguiente conversación:

-Entonces ¿cómo me tomo la medicación?
-Como le he puesto en esta hojita: una por la mañana y una por la tarde.
-Ah, pues entonces empezaré pasado mañana.
-¿Pasado mañana? ¿Y eso por qué?
-Por que mañana tenemos la comida de empresa y no hay que mezclar el alcohol con los medicamentos.
-Hombre, yo empezaría ya con los medicamentos y mañana no bebería alcohol.
-No, no, no. Yo para eso soy muy serio: si bebo alcohol no tomo medicamentos.
-Pero hombre, hágalo al revés, si toma medicamentos no beba alcohol. Mañana toma agua o pitusacola en la comida.

Aquí el hombre me echa una mirada... como si le hubiese dicho que en realidad es una mujer y nunca se dio cuenta porque sus padres lo vestían de chico desde niño.

-No, doctor, que yo para eso soy muy estricto.
-Bueno, usted verá lo que hace con su salud.

Y me echa una mirada de seguridad en plan: "Sé lo que me hago, confíe en mí".

Equivocado, sí, pero concienzudo un rato.

6 comentarios:

Josmachine dijo...

No se quien dijo una vez "El mundo es una mierda, sobre todo en Navidad", pero, en este caso viene al pelo.

Vale, de acuerdo me lo inventé yo, pero era porque estaba enfadado.

Que tenga usted unas felices fiestas, Herrdoktor.

Un abrazo.

Ruth dijo...

Jajajjjjaaaaa.

¿Has repasado la lección de himnos regionales? Porque en fiestas tendrás que hacer alarde de conocimientos...

"Astuuuriiiaaaassss paaaatriiiaaaa jjjjjerrrriiiiiddaaaaAAAAA".

marta marmota dijo...

jajajajaja
Ostras, qué bueno!

peibol dijo...

No sé como tienes esa paciencia para aguantar a los gelipollas del mundo. A mi me pasa eso y lo mando, por lo menos, a la mierda. El señor te tiene guardado un sitico al ladico justo de sanjosemari, tojuro por dior.

Ruth dijo...

Señor Herrdoktor. En fecha tan señalada desearle un nuevo año lleno de felicidad y sin salud para los demás (que no falte el trabajo).

Feliz 2007.

Víbora dijo...

No serás tú el médico del conocido caso que le viene un paciente y le receta unos supositorios.
Al día siguiente vuelve el paciente y le pide que le cambie de medicación porque "eso no hay quien se lo trague"
El médico, abriendo mucho los ojos le pregunta: "¿Pero se lo toma por boca?"
Y el paciente contesta ofendido: "No, si le parece me lo voy a meter por el culo".

No sé si el caso es real o una leyenda de ambulatorio.