viernes, enero 19, 2007

Bulla en la cabalgata

Ufff.. si hacía tiempo que no os daba la lata, que ahora que tengo un rato pra escribir, lo que se me ocurre contaros es de la cabalgata de reyes.
Ahí estábamos, La Maettra y yo, en las "Cuatro esquinas" (sitio muy céntrico de Elche) aguantando el tirón, por nuestros sobrinos, que andaban por ahí jugando hasta que pasaran los reyes. Malditas las ganas que podríamos tener de estar al borde de la acera, aguantando empujones, agobio de multitud... pero todo fuera por los sobrinos.
El caso, es que de repente me pregunta un amigo de mi cuñado si las dos niñas de unos 8-10 años que se nos han puesto delante iban con nosotros. Y no, no iban con nosotros. Resulta que se habían puesto delante con todo el descaro del mundo (y eso que nosotros estabamos al borde de la acera, y no es una calle especialmente ancha). Así que comenzamos a "dejar caer" comentarios. Las niñas al poco comienzan a sentirse aludidas, hasta que el amigo de mi cuñado (Julio) les pregunta que de qué cole son. Le dicen que de Jesuitinas, y él dice con mucha socarronería que ahora lo entiende todo (Nota: su mujer, cuñadas, hijas y sobrinos van o fueron a ese colegio).

Las niñas acaban por agobiarse y se van. Nos miramos con complicidad y una sonrisita, y seguimos aguantando la posicion. De repente, alguien nos toca en el hombro por detrás. La madre de las niñas, a voz en grito:
-¡A ver! ¿Quién ha echado a mis hijas de aquí?
-Calma, calma, que aquí nadie ha echado a nadie.
-¿Me vas a decir que no les habéis preguntado de qué colegio son?
-Aquí nadie ha echado a nadie. Pero sus hijas se han puesto por delante de nosotros, y nosotros ya estamos al pie de la acera, así que...
-¿Me está diciendo usted que mis hijas se han colado? Porque eso es mentira, que las he dejado yo en el sitio y no habia nadie.
-No señora, nosotros ya estabamos aquí cuando...
-¡Pues no señor! Que yo llevo aquí desde las 7 y aquí no había nadie. ¡Qué poca vergüenza, echar a unas niñas! ¡Que la cabalgata es para los niños, no para los adultos!
(Todo eso a voz en grito por su parte, y la ultima frase mientras hacía un mutis por el foro que si lo ve JL la ficha)

Así que ante la mala educación y la cara dura de la señora, Julio y yo nos encogemos de hombros y seguimos aguantando el tirón.
Comienza a oirse musica, y todos los niños van a su sitio (los que nosotros les estabamos reservando desde hacia una hora). Esto deja a las hijas de la caradura, en una situacion un tanto agobiante, algo justas de espacio (exactamente como estábamos todos los demás).
Así que se agobian del todo y se van. Julio y yo nos miramos y pensamos a la vez: "Ahora es cuando nos la vuelve a montar".

Y en efecto, llega de nuevo, me toca en el hombro y me dice:

-Muchas gracias por no dejar a mis hijas ver la cabalgata.
-Perdone, señora, pero ¿la conozco? (Con toda la flema que pude reunir)
-No, no me conoces.
-PUES ME ALEGRO MUCHO. (Con toda la mala baba que pude reunir)

Conclusiones:

Cara dura y mala educada de la señora:
-Si quiere asegurarse de que sus hijas vean la cabalgata, en vez de quedarse tomandose comodamente una cerveza en la Viena, apechugue, como hicimos nosotros.
-Si pide amablemente que dejemos a las chiquillas ver la cabalgata, les haremos un incomodo hueco (pq no habia para más).
-Es de mala educación gritar, y más aún gritar y dejar a la otra persona con la palabra en la boca.
-No se vuelva a exponer nunca más a un Herrdoktor inspirado, o le volverá a pasar algo similar...

3 comentarios:

Ruth dijo...

JAjajajaa.

Pero eso no es nada. El año pasado, había cola para ir a saludar a los Reyes, pero los REyes se tenían que ir porque empezaba la cabalgata, aasí que se quedó un bun número de niños sin poder saludarlos, en la cola. Pues lo padres le pegaron una paliza al pobre hombre que cerró la puerta de la Lonja Municipal, que es donde estaban recibiendo sus majestades.

La gente está loca.

Negra Murguera dijo...

Ojalá que esas niñas nunca se enfermen de nada que la madre deba llevarlas a urgencias, no?????
Mueje


Ruth: que fuerte lo que contas!

Octavio dijo...

CON DOS COJONES!!!! Es que no aguanto a la gente que tiene que defender a sus hijos a ultranza, hayan hecho lo que hayan hecho... ¡¡Muy bien!! Si hubiera estado allí creo que se me habría saltado alguna lágrima al presenciar la situación...